martes, 8 de septiembre de 2009

LA ROSA Y EL SAPO


Habia una vez una rosa roja muy bella, se sentia
de maravilla al saber que era la rosa mas bella
del jardin. Sin embargo, se daba cuenta de que
la gente la veia de lejos. Se dio cuenta de que al
lado de ella siempre habia un sapo grande y
oscuro, y que era por eso que nadie se acercaba
a verla de cerca. Indignada ante lo descubierto
le ordeno al sapo que se fuera de inmediato; el
sapo muy obediente dijo: Esta bien, si asi lo
quieres.
Poco tiempo despues el sapo paso por donde
estaba la rosa y se sorprendio al ver la rosa
totalmente marchita, sin hojas y si petalos. Le
dijo entonces:
Vaya que te ves mal. ¿Que te paso?
La rosa contesto: Es que desde que te fuiste las
hormigas me han comido dia a dia, y nunca pude
ser igual.
El sapo solo contesto: Pues claro, cuando yo
estaba aqui me comia a esas hormigas y por eso
siempre eras la mas bella del jardin.
Moraleja:
Muchas veces despreciamos a los demas por creer
que somos mas que ellos, mas bellos o simplemente
que no nos "sirven" para nada. Dios no hace a nadie
para que este sobrando en este mundo, todos
tenemos algo que aprender de los demas o algo que
enseñar, y nadie debe despreciar a nadie. No vaya
a ser que esa persona nos haga un bien del cual ni
siquiera estemos conscientes.




Autor Desconocido

25 comentarios:

Francisco Javier dijo...

A veces menospreciamos a aquellos que son más débiles o tiene otra forma de ser en la vida, o de otra raza o cultura, y eso no esta bien, hace falta gente de verdad, y que nadie se crea superior a nadie. Bella moraleja para definir un hermoso texto. Besitos amiga.

ADELFA MARTIN dijo...

cuanta sabidurìa encierra este cuento. Razòn tienes en que no debemos mirar a nadie por encima del hombro...no es de los mas importantes de los que usualmente recibimos una mano fraterna..

abrazos

medianoche dijo...

Qué lindo Lunita, es un hermoso ejemplo de convivencia, me ah encantado mi bella Luna.

Besitos

SANDRA dijo...

Hermosa reflexión amiga Lunita, nadie es más que nadie, por lo tanto, nadie debería despreciar a un semejante. Lamentablemente en el mundo hay de todo, y no terminaremos de sorprendernos con lo que encontraremos. Pero si cada uno de nosotros, actuamos como personas de bien, y así enseñamos a nuestros hijos, puede ser que así mejoremos como humanos. Me encantó reflexionar contigo.
Besitosssssssssssss.

Ritsuka-chan dijo...

Me encanta todo lo que escribes, ya que siempre deja alguna enseñanza, realmente me gusta muchisimo tu blog, y que sabia que es la moraleja, es muy cierto ello, asiq ue no puedo decir mas que no siervo para nada porque por lo menos para romper los quinotos si jajaja

Amanda dijo...

que verdad más grande encierra esta reflexión, todos tenemos nuestro cometido.

Mundo Animal. dijo...

MUCHA SABIDURIA EN ESTA MORALEJA QUE NOS ENSEÑA A NO MENOSPRECIAR A NADIE.
UN Abrazooooooooo
CHRSISSSSS

Norma Ruiz dijo...

luna:
bella historia.
acompañada de una certera moraleja.
en cuantas ocasiones la luz de los amigos nos alumbra, y nos sentimos queridos.
es importante que en la vida podamos ser útil y necesarios.
besos amiga

Anouna dijo...

Nunca debemos discriminar a nadie, menos sentir que una persona puede ser menos valiosa que otra. Todos somos iguales, en nuestra composición. No hay seres inutiles, todos tienen su labor para hacer y es una ayuda entre unos y otros.

Me gustó mucho tu historia, muy didáctica, queda clarito clarito el mensaje.

Abrazos, que tengas lindo día,

Anouna

Carolina dijo...

Preciosa reflexión lunita. Algunas personas se guían simplemente por interés, y cuando consiguen el beneficio. ¡hasta ahí llegamos como buena amistad! Luego cualquier excusa y ya no se les vuelve a ver la cara.

Me encantó la historia.
un besito

caminante dijo...

Como siempre nos brindas un texto que nos deleita y nos hace reflexionar.
Siempre es un placer venir a tu mundo y soñar.
Un beso

fresita dijo...

muy bueno!!!y una muy buena moraleja.
un beso

Manolo Jiménez dijo...

La historia es aparentemente simple pero con bastante más calado que aparenta.

¿Hizo bien el sapo marchándose cuando era consciente de su labor?

No debemos menospreciar nunca, ni a lo hermoso que nos desprecia, ni a lo que no entendemos.

Abrazos.

El Último Guerrero dijo...

A veces las escalas de valores pueden ser crueles, es triste que se valore al otro por utilidad o aptitud para determinada cosa. Una persona es siempre mucho más. Quizás uno no pueda apreciar a alguien por aquello que no alcanza a ver. Pero cada persona por el solo hecho de existir y ser se merece respeto, sobre todo se merece no ser prejuzgada y por ello discriminada.

Saludos!
^^

*** ~~........ALEJANDRA........~~*** dijo...

¡¡¡ ME ENCANTO !! ME HA GUSTADO TANTO QUE SE LO HE LEIDO A MIS HIJAS...YO ESPERO NO SER NUNCA COMO LA ROSA....

Sweety dijo...

Tienes mucha razón, es una historia con una moraleja muy buena.

Un saludo!!

HUMO dijo...

Me gustan las fábulas. Gracias por compartirla!

=) HUMO

anna dijo...

Precisa entrada, yo nunca fui rosa ni tampoco lo seria, pero tampoco creo que sea sapo, aunque me sienta asi ahora pero junto a la rosa.

Besos

moderato_Dos_josef dijo...

Una moraleja de la que debieramos tomar buena nota. excelente!
Un abrazo.

GUADALUPE dijo...

hola
luna
es ta
re linda
el sapo!!!!!!!!!!!!!1
cuidate
mucho
un besote
!!!!!!!!!!!!!

Mª Teresa Alejandra Francesca dijo...

Luna, tesorete, te he leído en Bohemia, puedes publicar, aunque no sea tuyo, siempre poniendo el autor y si no lo conoces, haces como aquí, en tu blog, te vendría bien, y así no piensas, en tu tristeza.

un fuerte abrazo

Maite

Mª Teresa Alejandra Francesca dijo...

Nadie, es más que nadie, me ha gustado mucho, Luna.

un fuerte abrazo.

Maite

Ivana Carina dijo...

Wow!!! ¡¡¡Qué interesante!!!

Y es tal cual.... Tenemos que cuidar a quién nos rodea a pesar de todo.

Me encantó!!

Besotes Luna! ^.^

Elisabeth dijo...

que razon tienes y jamas se debe despreciar ni juzgar a nadie ya sea por su vestimenta o por lo q sea,jamas podré con eso


besitossss

Arwen dijo...

Que cuento mas sabio amiga Luna...no debemos valorar a la gente por el envoltorio sino por su esencia y su espiritu...besitoss con mucho cariño